¿Qué es el baby botox y por qué es el tratamiento ideal para envejecer bien?

Envejecer bien puede ser una ardua tarea para el hombre medio, quien teme que la medicina estética le brinde un resultado artificial. Aquí entra en acción el baby botox, que es uno de los mayores enemigos de las arrugas y las líneas de expresión. No te dejes engañar por la terminología.

A diferencia de otros procedimientos con nombres metafóricos que no dan precisamente pistas evidentes de todos los secretos que esconde, el baby botox es exactamente lo que estás pensando: dosis reducidas de toxina botulínica que se inyectan sobre la piel con el objetivo de prevenir la aparición de arrugas y líneas de expresión propias de la edad, sobre todo en la frente, el entrecejo y en la zona de las patas de gallo.

La diferencia entre el baby botox y otros tratamientos con toxina botulínica es que el primero se inyecta de manera concentrada y en cantidades reducidas en zonas concretas del rostro para, igual que sus equivalentes, retrasar los signos de envejecimiento facial, siempre con un resultado natural. Este es un dato importante a tener en cuenta a la hora de investigar los servicios de medicina estética según nuestras necesidades: el baby botox no elimina las arrugas como sí lo hacen los rellenos con ácido hialurónico, sino que previene su aparición.

Su efecto dura aproximadamente una media de entre 4 y 6 meses, siempre y cuando se respeten las medidas que nos aconseje el profesional que nos atienda.

También será importante una consulta previa para que el experto pueda estudiar nuestra expresión. Nuestros especialistas en Medicina Estética Facial, realizarán una evaluación, diagnóstico y propuesta de tratamiento personalizado. Basándose en diferentes marcadores, como la edad, calidad de la piel y estructura facial.