Medicina Estética, puede ayudar a combatir el bruxismo

El bruxismo es un trastorno en el que apretamos los dientes. Esto lo hacemos de manera inconsciente. Una gran ayuda para esta condición es la utilización de la toxina botulínica. En Clínica Catro Ces os explicamos en detalle cómo la medicina estética puede ayudarnos con este trastorno.

El bruxismo es un trastorno en el que rechinas, crujes o aprietas los dientes. Se da de manera inconsciente, si se aprietan los dientes cuando estás despierto (bruxismo diurno) o si se aprietan o rechinan mientras duermes (bruxismo nocturno).

Es posible que no se requiera tratamiento para el bruxismo leve. Sin embargo, en algunas personas, el bruxismo puede ser frecuente y lo suficientemente intenso como para producir trastornos de la mandíbula, dolores de cabeza y cuello, daños en los dientes (fracturas, aplanados) y otros problemas.

Se debe a emociones como la ansiedad, el estrés, la ira, la frustración o la tensión. El bruxismo durante el sueño produce una contracción involuntaria, dando lugar a una hipertrofia o agrandamiento de volumen, provocando la cara ensanchada.

Para la masticación es decir la función mandibular, el musculo masetero es el que nos da este soporte y función, es un músculo fuerte que va desde el pómulo lateral hasta el borde de la mandíbula, es el que se contrae durante el bruxismo.

Una de las causas asociadas podría ser si los dientes están desalineados (mordida), por lo que es importante visitar al odontólogo y recibir el tratamiento adecuado y correctivo, incluso el uso de los retenedores o placas de descargar puede ayudar; también la postura, la capacidad de relajación, la dieta el tipo de alimentación, los hábitos al dormir.

Pero una gran ayuda para este trastorno es la utilización de toxina botulínica en el musculo masetero, siendo un tratamiento médico.

La toxina botulínica tiene la capacidad de relajar el músculo sobre el que se aplica, permitiendo así que la fuerza de contracción sea menor.

Se coloca cada 4/6 meses, previa marcación del musculo, y valoración de la contracción. La aplicación de la toxina, no es dolorosa, solamente una sensación de líquido frío ya que la toxina guarda la cadena de frío.